Planifique su viaje a medida a
Isla de la Reunióncon una agencia local !


Describe sus planes de viaje: sus deseos y necesidades

Enviamos su proyecto a las agencias locales

Recibe hasta 4 presupuestos personalizados gratuitos

Elija la agencia local que más le convenga

¿Por qué dejar a Isla de la Reunión ?

Pequeño paraíso en el Océano Índico


Descargue un extracto gratuito de la Guía Petit Futé

Preparando su viaje a Isla de la Reunión

La Isla de la Reunión es una joya a pocas horas de vuelo del continente. Una mezcla de colores y olores, la que es apodada "la isla intensa" es una maravilla para los cinco sentidos. Los ojos no se cansan de admirar las olas del arrecife de coral que chocan contra la colorida arena de las playas de l'Ermitage, Saint-Pierre, Grande-Anse o Boucan-Canot, mientras que el animado ritmo del Sega y la intensidad del Maloya, el antiguo canto de los esclavos, arrullan los oídos. La guía turística de la Isla de la Reunión le lleva a lo largo de la costa donde los mercados abren diariamente para ofrecer a los paladares del viajero la posibilidad de probar las innumerables frutas y verduras exóticas que un viaje no bastará para descubrir: guayaba, pitaya, chouchou, longani o incluso los letchis que los isleños de la Reunión disfrutan cada verano. El sol calienta y la piel se deleita con la frescura de las cascadas de Salazie, Langevin o Saint-Benoît. Finalmente, a lo largo de las costas, el embriagador aroma de los árboles de frangipani excita las fosas nasales y cautiva el corazón. Desde las playas hasta los picos de las montañas, la Isla de la Reunión está impregnada de un paisaje dramático, con el pico más alto, el Piton des Neiges, que se eleva a una altitud de 3.070 m, sin duda el mejor lugar para ver el amanecer sobre el mar en el este o su puesta en el oeste. Desde allí, sobre el mar de nubes, señala la cumbre del Piton de la Fournaise, cuyas erupciones son una delicia para los viajeros más afortunados.


Una naturaleza radiante

29°C en el aire, tanto en el agua, exuberante vegetación por todos lados: un verdadero Jardín del Edén, no sería una sorpresa que la Isla de la Reunión y su clima tropical fueran el paraíso de los primeros exploradores. Sin embargo, el paisaje actual de la isla ha sido moldeado principalmente por el hombre, que ha plantado la gran mayoría de los frutos que se encuentran en los puestos del mercado. Cocoteros y filaos ondulando bajo los vientos alisios, huertos repletos de mangos y lichi, cascadas de jacarandá y frangipani embalsamando la atmósfera y coloreando las alfombras verdes de los valles... Es una verdadera explosión de colores y olores que tiene lugar a cada momento. Pero si la fina arena de las playas occidentales y su fondo marino de peces y corales multicolores la convierten en un destino marítimo ideal, la isla intensa no puede satisfacerse con este simple escenario tropical. Aparte de la nieve y los glaciares (aunque...), estas regiones del sur reúnen de hecho casi todos los paisajes y climas que la naturaleza ha sido capaz de crear. Es en el interior, en el secreto de sus tierras, donde la Isla de la Reunión se revela en todo su esplendor: con sus montañas escarpadas, las más altas del Océano Índico, sus bosques primarios, su fauna y flora endémica sin ninguna especie peligrosa, sus ríos de guijarros, sus profundos barrancos, sus llanuras lunares...


El paraíso del senderismo

La Isla de la Reunión se disfruta mejor a pie. Es arrastrándose en el tiempo, que retrocedemos en el tiempo, que nos codeamos con las tradiciones y que descubrimos un arte de vivir en constante relación con la naturaleza. Tres circos, Salazie, Cilaos y Mafate, están encerrados en el corazón de la isla. Con sus cascadas enclavadas en un relieve accidentado, sus exuberantes murallas, sus aldeas de montaña y sus kilómetros de senderos para caminatas, han sido inscritos en la lista de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad desde agosto de 2010. Muchas aldeas (llamadas islotes) sólo son accesibles a pie. En el centro de los circos, el Piton des Neiges, el pico más alto del Océano Índico, ofrece una vista impresionante. A su alrededor, la sabana, los pantanos, los acantilados, los picos y los campos se extienden hasta donde alcanza la vista, mientras que en el borde del Piton de la Fournaise, inmensas zonas arenosas y desérticas toman el control. El volcán, uno de los más activos del mundo, emite sus impresionantes fuegos artificiales, una erupción incandescente desde las entrañas de la tierra aproximadamente una vez al año. Atravesada por senderos de diferente longitud y dificultad, toda la isla es un magnífico campo de juego tanto para los caminantes dominicales como para los excursionistas profesionales. Más de 1.000 km de senderos mantenidos por la NFB se extienden bajo tus pies: sería una pena no aprovecharlos. Los fenómenos ciclónicos se han reanudado y el año 2018 estuvo marcado por fuertes episodios de viento y lluvia. Antes de comenzar su caminata, recuerde visitar la página web de la NFB para conocer las condiciones del sendero: www.onf.fr/la-reunion.


Un pueblo mixto

Desierta hasta 1649, el asentamiento definitivo de la isla no comenzará hasta 1665 con la llegada del primer gobernador Etienne Regnault. La Isla de la Reunión forjó así su identidad a partir de los flujos migratorios que marcaron su historia. Aquí viven los Cafres (descendientes de esclavos africanos), los Malbares, los Tamiles y los Zarabes (originarios de la India), los Gros Blancs (descendientes de colonos blancos) y los Petits Blancs (o Yabs, descendientes de los muchos blancos arruinados por los caprichos de la historia), los Zoreilles (de la Francia metropolitana), los chinos, los mauricianos, los comoranos, los mahorais y los malgaches. Nacida en el dolor de la esclavitud, unida hoy en día por la creolidad, la sociedad reunionense, fraternal y cálida, es un ejemplo de tolerancia para todo el mundo. Más mixta que mixta, al mismo tiempo criolla, secular y religiosa, la población no está sujeta al dominio de ningún grupo étnico, ya sea numérica, cultural o políticamente. Lejos de ser desarraigados, los Reunionenses engatusan su identidad común mientras permanecen fieles a las tradiciones específicas de cada comunidad. Aquí, las diferencias raramente causan diferencias. Sintiéndose por encima de todos los Reunionese, los habitantes de la isla forman una sociedad plural y armoniosa.


Una cultura rica y viva

Innumerables templos hindúes, budistas y taoístas, iglesias cristianas y mezquitas están dispersas por la isla, perpetuando los ritos de cada una. Así, en Saint-Denis o Saint-Pierre, en el centro de la ciudad, no es raro oír chocar al muecín, las campanas de la iglesia y los tambores del Malbar. No se pierda las magníficas casas tradicionales (chozas criollas) de las grandes plantaciones de antaño, los monumentos históricos heredados de la Compagnie des Indes o las destilerías de ron. Disfruta de una variada gastronomía y una cultura local auténticamente criolla, que mezcla alegremente el curry (el plato de referencia), el rougail, el chouchous gratinado, la tarta de azufaifo, e incluso los quesos y vinos locales! La inspiración culinaria india, europea, china, malgache y americana también se encuentra en la música y la danza.  Únete a un kabar (estas grandes fiestas de convivencia), baila el sega o maloya. La vida cultural de la Reunión, además de ser tradicionalmente rica y dinámica, está ampliamente subvencionada por el departamento, la región y el Estado. Esto garantiza la calidad de los museos, el buen mantenimiento de los monumentos históricos, la promoción de la gastronomía de calidad y los espectáculos variados.


Una tierra de fuertes sensaciones

Los deportes extremos encuentran aquí un terreno favorable. Isla de la Reunión, una isla intensa! Tanto en la costa como en las alturas, en las olas y en los acantilados, los buscadores de emociones no se sentirán decepcionados. Si hay deportes de emoción que has querido probar durante años, ahora es el momento de hacerlo. Tanto si viaja a pie, a caballo, en bicicleta de montaña, en 4x4 o en quad, le llevará más de una vida descubrir los miles de kilómetros de senderos de la Isla de la Reunión. El Gran Raid o la Diagonale des fous que tiene lugar cada año trae miles de corredores de los cuatro rincones del mundo para una travesía excepcional de la isla. Más de 170 km de sendero de montaña, más de 10.000 m de caída vertical, pasando por el interior de los tres circos. Los primeros en llegar lo hacen en casi 24 horas. La pista de Cilaos y otras competiciones reúnen grandes multitudes cada año. La isla del gran espectáculo es también lo que se llama. Desde el golpe de las cuchillas hasta la cima de las montañas , el barranquismo y el rafting son actividades que te sumergen en una naturaleza preservada. Muchos tours son organizados por profesionales referidos en nuestra guía. En el aire, el parapente y el paramotor te llevan a un viaje inolvidable. Un pequeño salto a 800 m de altura o 1.600 m para los más valientes. Las salidas son más frecuentes desde la costa oeste, la bahía de Saint-Leu para ser más precisos. Hay muchas estructuras como la de Jimmy (www.parapentedesziles.com). En el agua, entre las salidas de ballenas o delfines, el parasailing, el jet-skiing, pero también bajo el agua con el buceo, o incluso bajo tierra explorando los lavatubos, todo es posible. ¡Que empiece la aventura!

Janvier Février Mars Avril Mai Juin Juillet Août Septembre Octobre Novembre Décembre
Aviso
Estaciones Humide Humide Humide Humide Humide/Sèche Sèche Sèche Sèche Sèche Sèche Sèche/Humide Humide
Temperatura 30° 30° 30° 29° 28° 26° 25° 25° 26° 27° 28° 29°
Días de lluvia 22j
23j
22j
19j
17j
13j
13j
12j
12j
12j
14j
19j
Temperatura del mar 28°
28°
28°
28°
26°
25°
24°
24°
24°
24°
25°
27°
Playa/Baño
Buceo
Senderismo
Ballenas
01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12
30° 30° 30° 29° 28° 26° 25° 25° 26° 27° 28° 29°
22j
23j
22j
19j
17j
13j
13j
12j
12j
12j
14j
19j
28°
28°
28°
28°
26°
25°
24°
24°
24°
24°
25°
27°